LA IDEOLOGÍA ANDALUZA

Cuentan que una noche, a la hora del habano y las copas, tras una copiosísima cena pródiga en libaciones, un alto cargo del PSOE de Andalucía se sinceró con sus embobados y reverentes compadres. Eran los buenos años del caciquismo izquierdista en esta desventurada región y los jefes de aquél partido podían decir y hacer, literalmente, lo que les viniera en gana.

Aquella memorable velada el jerarca se sentía dominado por un extraño impulso de sinceridad, quizá por chulería política o tal vez debido al mucho alcohol trasegado, y condescendió a explicar dónde residen los éxitos de su formación.

Todo se reduce, explicó el gachó, a saber comprar a la gente, a engañarla yamenazarla.

Para comprarla se utiliza el Estado del bienestar. Hay que dar y dar sin parar, pues cada dádiva es una compra de los votantes, además de un procedimiento para hacerlos más dependientes y heterónomos, pues incapaces de valerse por si mismos, mas populacho y menos pueblo, son mas subhumanos y menos personas. Dar es el principio número uno del despotismo político contemporáneo, añadió. Dar y “ayudar”, puntualizó, para evitar que puedan ayudarse a si mismos y ayudarse los unos a los otros, por que en este caso sobran los políticos profesionales y viene la revolución. Por tanto, ¡pan y circo para todos!, terminó en medio de carcajeos y humo de tabaco carísimo.

Resultado de imagen de PSOE de Andalucía  Además de comprar se ha de engañar. Hay que convertirse en virtuosos de la mentira, en maestros de la media verdad, el embuste jacarandoso, la ocultación de los hechos y el embeleco dicho y expuesto con el apropiado aplomo y caradura. A mentir se aprende, añadió el hábil patricio, y sin el dominio de ese peculiar arte no se puede hacer política institucional, especialmente de izquierda.

Finalmente, hay que amenazar. A la plebe corrompida por las donaciones y embrutecida por las mentiras se le ha de decir una y otra vez que la derecha, si llega, les va a quitar todo, comenzando por el Estado de bienestar, impuesto en lo fundamental por el Franquismo y utilísimo para la izquierda. La derecha es el coco y hay que meter miedo a la gente con ella. Para eso, redondeó la exposición, el partido cuenta con la extrema izquierda que es la que mas y mejor sataniza a la derecha.

Osea, concluyó, que comprar, engañar y amenazar son el ABC de la sabiduría política, los tres pilares del régimen de dictadura constitucional, parlamentarista y partitocrática en su versión actual.

Share

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.