Buscamos personas que hayan vivido la guerra civil, el franquismo o las luchas obreras de los años 70 y 80.
Si conoces a alguna que quiera dar a conocer su historia, sus vivencias, ponte en contacto con nosotros: cgtbilbao@cgt-lkn.org


----------------------------------------------------------------------------

BIBLIOTECA: listado de libros en papel que puedes leer gratis.
Si quieres participar en la biblioteca, o donar libros etc, ponte en contacto con nosotros: cgtbilbao@cgt-lkn.org


----------------------------------------------------------------------------
Web de IROLA IRRATIA 107.5 fm, okupando las ondas desde 1987.


----------------------------------------------------------------------------


Podcast LINTERNA DE DIÓGENES es un programa dedicado a la Historia Social, la Historia de las clases populares, en definitiva, la historia desde abajo.


---------------------------------------------------------------------------- Libre Pensamiento, revista que se intenta del pensamiento libre; que trata de temas sociales en la consideración de que todos lo son o de que nada nos es ajeno.

Nota sobre derechos de autor:

En este blog se recogen artículos y monografías históricas de diversos autores, publicadas en otros medios; la autoría de todos ellos y la fuente es citada en cada artículo. Las fotografías que le acompañan son tomadas habitualmente del buscador de google, desconociendo si en algún caso pueden tener derechos de autor, si así fuera, pueden comunicarlo a cgtbilbao@cgt-lkn.org y serán retiradas de inmediato.

 

Esta web utiliza cookies para optimizar la navegación.
Al continuar navegando está aceptando su uso y nuestra política de cookies y ver la forma de desactivarlas. Internet Explorer, FireFox, Chrome, Safari

MOVIMIENTO POR LA HUELGA DE LOS JOVENES CONTRA EL CAMBIO CLIMATICO ES UNA CAMPAÑA DE PROPAGANDA GLOBALISTA INMENSAMENTE ENGAÑOSA


MOVIMIENTO POR LA HUELGA DE LOS JOVENES CONTRA EL CAMBIO CLIMATICO ES UNA CAMPAÑA DE PROPAGANDA GLOBALISTA INMENSAMENTE ENGAÑOSA

Recientemente, se nos ha pedido a todos que celebremos el compromiso juvenil por “salvar el planeta”, personificado por la “Huelga de la Juventud por el Clima“. Cientos de miles de niños en todo el mundo han participado en diversas formas de huelga en protesta contra el calentamiento del planeta por parte de la humanidad a través de nuestras emisiones de CO2. A muchos se les permitió dejar las clases para “manifestarse”. Esto ha sido muy bien acogido por la clase política. Jeremy Corbyn, Caroline Lucas y Nicola Sturgeon fueron sólo algunos de los principales políticos que apoyaron este “día de acción coordinada“.

La Huelga de la Juventud para la Propaganda Globalista. “Amo a Mamá (Tierra)”

El Presidente de la Comisión de la Unión Europea, Jean Claude Juncker, se mostró especialmente satisfecho. El tuiteó su apoyo y comprometió una cuarta parte del presupuesto anual de la UE para programas de “mitigación” contra el cambio climático provocado por el hombre. Se trata de un gasto anual de más de 36.000 millones de euros, según las cifras de la UE para 2015. Como siempre ocurre con la UE, es difícil saber con precisión cuánto dinero de tus impuestos gastan o dónde los gastan. No han auditado independientemente sus cuentas presupuestarias durante más de 20 años, prefiriendo sus propios auditores “internos”. ¿No lo haríamos todos?

Comisión Europea: “Me da gusto ver que los jóvenes toman las calles de Europa para aumentar la visibilidad del asunto del cambio climático. Su movimiento se ha esparcido a muchas ciudades y puede traer cambio. Nuestra meta es asignar 1/4 del presupuesto de la UE a la mitigación del cambio climático.”

Mientras que el ausentismo masivo presentó un pequeño problema para las escuelas, que debían registrar la ausencia de un niño por cualquier otra razón que no fuera la enfermedad como “no autorizada”, el sindicato de la Asociación Nacional de Directores de Escuela (National Association of Head Teachers, NAHT) también apoyó el movimiento. A pesar de algunas “preocupaciones oficiales”, claramente hubo aceptación tácita de la huelga por parte de los departamentos gubernamentales de educación de todo el mundo.

Todo lo cual plantea algunas preguntas interesantes. ¿De quién fue la idea de que los escolares de tan sólo 5 años de edad se involucraran en la protesta política? ¿Quién coordinó el “día de acción”? ¿A favor (o en contra) de qué protestaban y, lo que es más importante, quién lo financió y por qué?

¿De quién fue la idea?

Al parecer, el proyecto YouthStrike4Climate (Huelga de la Juventud por el Clima) surgió en gran medida gracias a los esfuerzos de la colegiala sueca de 16 años Greta Thunberg. Greta organizó su propia marcha escolar y formó su propio piquete frente al Parlamento sueco en vísperas de las elecciones suecas. Sólo dos días antes de las elecciones, y sólo dos semanas después de comenzar su solitaria protesta, los medios de comunicación internacionales de todo el mundo, como la BBC, ya estaban ensalzando las virtudes de su “lucha”. Una increíble movida de manipulación mediática global por alguien tan joven.

Los logros de Greta son realmente asombrosos. No sólo ha pronunciado una conmovedora charla de Ted Talk (propiedad de la Fundación Sapling de Chris Anderson, libre de impuestos, cuya editorial Future plc aparentemente llegó a un acuerdo extrajudicial por violación de las leyes de protección de la infancia en línea de Estados Unidos), sino que también dio una “charla educativa” ante las Naciones Unidas en la cumbre sobre el cambio climático de la COP24. Sus conexiones con los gobiernos internacionales y el uso de los medios de comunicación social para difundir su mensaje en todo el mundo son increíbles. Especialmente si se tiene en cuenta que tenía sólo 15 años cuando comenzó sus protestas. En los 8 meses transcurridos desde que abrió su cuenta de Twitter (en junio de 2018), ha acumulado 195.000 seguidores y sus diversos vídeos han sido compartidos millones de veces.

Quizás su asombroso alcance global es comprensible cuando consideramos que la rápida aparición de Greta en el escenario mundial no sólo “ocurrió”, sino que parece haber sido cuidadosamente coordinada por adultos. Su primera protesta coincidió fortuitamente con la publicación del libro de su madre. La madre de Greta, la cantante de ópera Malena Ernman, trabajó con el hombre de relaciones públicas Ingmar Rentzhog, quien promovió su publicación.

Rentzhog, casualmente, lanzó su grupo de campaña en los medios de comunicación social sobre el cambio climático, “We Don’t Have the Time”, el mismo día en que Greta comenzó su protesta; juntando una buena suma en el camino.

El papá y la mamá de Greta

El padre de Greta, el actor sueco Svante Thunberg, dijo que la familia no sabía nada sobre el uso de la campaña de Rentzhog para llamar la atención sobre su nuevo grupo de cabildeo. Sorprende que Rentzhog nunca se lo mencionara cuando promocionaba el libro de su esposa. Sin embargo, la habilidad de Rentzhog en relaciones públicas, y su estatus como uno de los “líderes de la red del clima” del multimillonario capitalista de riesgo Al Gore, posiblemente ayudó a difundir el mensaje de Greta.

Al igual que los otros cientos de miles de niños implicados, no tengo ninguna duda de que Greta es sincera en su preocupación por el hecho de que el planeta sea destruido por las emisiones de CO2 de los seres humanos. ¿Cómo podría creer lo contrario? Ella se encuentra entre los millones de escolares que han sido educados para creer en este galimatías científicamente analfabeto.

El problema es que, en aquel entonces, Greta era una niña que dependía predominantemente de lo que le decían sus padres, los medios de comunicación y sus maestros. Greta parece una joven muy inteligente, así que estoy seguro de que es más que capaz de pensar críticamente. Sin embargo, a menos que tenga acceso a la información, no tiene ninguna esperanza de hacerlo. Ese derecho humano básico parece haberle sido robado.

Greta, y millones de niños en todo el mundo, se han visto más o menos obligados a aceptar que la “ciencia ha quedado establecida”. No hay debate y todos los principales científicos climáticos del mundo están de acuerdo en que las emisiones de CO2 son el principal factor que contribuye al calentamiento global. No tienen ninguna posibilidad de saber que esto es una tontería, porque nadie les hablará nunca acerca de los miles de artículos científicos que no están de acuerdo.

Esto se debe a que los niños no están siendo educados, están siendo adoctrinados. No se les anima a explorar toda la evidencia disponible, a hacer preguntas indagatorias o a formar sus propias opiniones. Simplemente están siendo inculcados en la nueva religión: El calentamiento global antropogénico (CGA). El CO2, que es alimento para las plantas, debe ser abolido.

¿Quién coordinó la Huelga?

Los principales medios de comunicación promovieron el día de acción de los niños como si se tratara de una especie de marejada espontánea de activismo juvenil, inspirada en la lucha solitaria de Greta. Esta sugerencia es una completa tontería. No se lanza un evento global coordinado en cuestión de semanas simplemente publicando unos pocos memes en Twitter.

La Huelga de la Juventud por el Clima fue respaldada por una red de grupos ambientalistas y de cabildeo político radical. Viernes para el Futuro (Fridays for Future), que impulsa la aplicación del Acuerdo de París sobre el Clima, promovió ampliamente la huelga. Afirman ser un movimiento de base inspirado por Greta. Esto no parece ser cierto; una investigación más profunda revela una red de poderosos grupos de interés detrás de la organización.

Al abordar el tema del ausentismo escolar de los niños, el sitio web de Viernes para el Futuro afirma.

“¿Por qué los niños están en huelga?

Los niños en edad escolar deben asistir a la escuela. Pero con el empeoramiento de la destrucción del clima, esta meta de ir a la escuela comienza a carecer de sentido.
– ¿Por qué estudiar para un futuro que podría no llegar?
– ¿Por qué esforzarse tanto por educarse, cuando nuestros gobiernos no escuchan a los educados?”

“Salvemos nuestro medio ambiente, salvemos nuestro futuro”. “Yo no sufro de negación”.

El mensaje que las escuelas, los medios de comunicación e incluso los padres transmiten a los niños es claro. A menos que el mundo haga “algo” sobre el cambio climático, van a morir a todos. No tiene sentido ir a la escuela porque no estará allí.

En su página de Facebook, “Viernes para el Futuro” dice:

“El mundo finalmente está despertando. Millones de jóvenes se están dando cuenta de que es ahora o nunca y buscan tomar medidas directas contra la crisis climática”.

Así que vamos, niños aterrorizados de 5 años, es hora de que tomen las armas contra sus opresores. Hay que salvar el planeta empujando a los pensionistas a la pobreza energética.

A su vez, “Viernes para el Futuro” está asociado con la Red del Clima de Estudiantes del Reino Unido (UK Student Climate Network, UKSCN), que está vinculada a una serie de organizaciones, entre ellas Green & Black Cross y Greenpeace. Green & Black Cross ha dado excelentes consejos a los niños. Por ejemplo, les aconsejan cómo responder a la policía, qué hacer si son arrestados y discuten la legitimidad de los poderes de detención y registro; conocimientos esenciales para estudiar para los exámenes.

Asimismo, Greenpeace, organización conocida por su enfoque de “acción directa”, apoyó la militancia de los niños. El fundador original de Greenpeace, Patrick Moore, ha insistido en señalar que la agenda moderna del lobby ambientalista se basa en el sensacionalismo, la desinformación, el antihumanismo y el miedo, razón por la cual dejó la organización que ayudó a crear. Por supuesto que Greenpeace no acepta esto, aunque están dispuestos a enviar a los niños y niñas afectados por el pánico en marchas forzadas para protestar contra la “inacción” en relación al clima.

¿A favor de qué marchaban los niños?

El complejo Greta Thunberg, a través de sus diversos medios de comunicación y su extensa lista de socios de grupos de presión internacionales, está presionando a los gobiernos del mundo para que implementen plenamente el Acuerdo de París. Esto es esencialmente por lo que cientos de miles de niños marcharon para promover.

El Acuerdo de París surgió triunfante de la cumbre de la Conferencia de las Partes de las Naciones Unidas (COP21) en 2015. Basados en la “ciencia” impulsada por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), los burócratas no elegidos de las Naciones Unidas y de la UE se mantuvieron al lado de la clase política de postureo ético que debía anunciar cuánto dinero más debían pagar los contribuyentes. Porque, independientemente de las cuestionables justificaciones científicas, el Acuerdo de París trata de aspirar los ingresos de la gente; continuando la tradición neoliberal de larga data de transferir la riqueza del pueblo a corporaciones privadas. O, como dijo el comité de la COP21:

“Hacer que los flujos financieros sean consistentes con un bajo nivel de emisiones de GEI (gases de efecto invernadero) y una vía de resistencia al clima”.

Basado en la cuestionable noción de que los seres humanos pueden controlar la temperatura de la Tierra (tal vez haya un interruptor de atenuación solar), el Acuerdo de París compromete a los Estados-nación a Contribuciones Determinadas Nacionalmente (CDN). A través de éstas, los países presentan sus planes sobre cómo van a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y cómo avanzar hacia una economía con bajas emisiones de carbono. Lo que, como era de esperar, requiere una enorme cantidad de inversión y un aumento de los costos de energía. De este modo, los proveedores de energía aumentan sus márgenes de beneficio.

Esto es totalmente comprensible porque la agenda del cambio climático siempre ha estado impulsada por dos principios globalistas. En primer lugar, para robar la mayor cantidad de dinero posible a los contribuyentes y, en segundo lugar, para ceder el control central de todos los recursos naturales de la Tierra a empresas privadas y a sus principales accionistas.

Mentes impresionables como la de Greta pueden entonces ser convencidas por la horrible propaganda del IPCC para reclamar la imposición de impuestos climáticos. Por ejemplo, los anunciados por el banquero Rothschild y el presidente de Francia Emmanuel Macron, cuyo impuesto sobre el combustible de 8.000 millones de euros provocó las primeras protestas de los Chalecos Amarillos. El impuesto de Macron es un ejemplo de la forma en que se financiarán las “iniciativas de mitigación” del clima. Este es el gasto anual de 36.000 millones de euros que tanto entusiasma a Jean Claude Juncker.

¿Alguien le ha dicho a Greta que el magnate del petróleo y protegido de Rockefeller, Maurice Strong, convocó la primera cumbre de la Tierra en Río en 1992? ¿O que la industria del petróleo y energía, a través de Strong y sus conexiones corporativas, fueron claves en la creación del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA?) ¿Sabe Greta que la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), de la que surgió el Acuerdo de París, fue formulada por capitalistas de riesgo globalistas? Probablemente no.

Junto con la Organización Mundial de la Salud (OMS), el PNUMA, bajo el liderazgo de Strong, también creó el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC). La fe de Greta, junto con la de los otros niños manifestantes, en el IPCC, como un organismo científico que supuestamente investiga las causas del cambio climático, es lamentablemente errónea. En realidad, nada podría estar más lejos de la realidad. Sin embargo, esto no es culpa de los niños. Se les está engañando deliberadamente.

Como señaló el climatólogo Dr. Timothy Ball (PhD), cuando el magnate petrolero Maurice Strong, apoyado por Rockefeller, escribió los términos de referencia del IPCC, estipuló que esta organización científica supuestamente objetiva sólo podía considerar el calentamiento global antropogénico. Ninguna consideración de los factores naturales, como la actividad solar o la varianza electromagnética, puede ser investigada por los “expertos líderes mundiales en cambio climático”. Los términos de referencia de Strong declaraban:

“El papel del IPCC consiste en evaluar de forma exhaustiva, objetiva, abierta y transparente la información científica, técnica y socioeconómica pertinente para comprender la base científica del riesgo del cambio climático inducido por el hombre”.

Además, Strong se aseguró de que la investigación del IPCC se limitara estrictamente al “cambio climático inducido por el hombre” a través de la forma en que estableció el sistema de “grupos de trabajo” del IPCC. Cada grupo debe redactar un informe de evaluación (IE). Los hallazgos científicos del Grupo de Trabajo 1 (GT1) están estrictamente controlados por los términos de referencia de Strong, luego el Grupo de Trabajo 2 (GT2) toma “la ciencia” de la evaluación del GT1 y trata de predecir la vulnerabilidad de los sistemas socioeconómicos y naturales al calentamiento global antropogénico. Sin embargo, debido a que la ciencia es extremadamente limitada, sus predicciones basadas en “modelos informáticos” se basan en poco más que suposiciones.

El grupo de trabajo 3 (GT3) luego adsorbe la basura creada por el GT2 y la utiliza para imaginar formas absurdas de mitigar los impactos del calentamiento global antropogénico. Declaran:

“La mitigación del cambio climático se logra limitando o previniendo las emisiones de gases de efecto invernadero y mejorando las actividades que eliminan estos gases de la atmósfera”.

Una definición de “mitigación” inconmensurablemente costosa que ignora por completo todas las pruebas de lo contrario.

El IPCC está seguro de que esto no tiene efecto sobre el clima.

La ciencia objetiva no puede estar limitada por una agenda. Si lo está, entonces no es ni científica ni objetiva. Los informes de evaluación de cada grupo de trabajo se centran exclusivamente en el calentamiento global antropogénico. Si el objetivo es comprender el proceso del cambio climático, esto no tiene ningún sentido.

Existe una gran cantidad de pruebas de que el clima de la Tierra es un sistema extremadamente complejo que está determinado por innumerables factores. Hacer predicciones basadas en una suposición predeterminada de “causa” es ridículo; algo que el IPCC admite.

Por ejemplo, una investigación reciente de un equipo dirigido por la profesora de matemáticas Valentina Zharkova (doctora en Astrofísica) fue capaz de predecir con precisión los ciclos solares y demostrar el impacto potencial de un Gran Mínimo Solar en el clima. Sin embargo, debido a que el IPCC considera que el calentamiento global antropogénico es la única causa posible del cambio climático, no tiene nada que decir sobre el impacto del sol en el clima de la Tierra, lo que hace que su opinión sobre el clima carezca de sentido.

Las afirmaciones de que el IPCC representa a los principales expertos mundiales en cambio climático son risibles. Todos ellos representan a los principales defensores del calentamiento global antropogénico en el mundo; una hipótesis no probada que no resiste ningún escrutinio.

Sin duda, Greta ha quedado alarmada por los medios de comunicación del mundo, los cuales, después de recibir el “Resumen para los Responsables de las Políticas” del IPCC, informan sin vacilar sobre las predicciones catastróficas del IPCC. Luego saltan sobre cualquier “ciencia” que puedan encontrar que apoye el resumen, lo que normalmente conduce a resultados absurdos.

Por ejemplo, un estudio reciente publicado en la prestigiosa revista Nature, por investigadores de la Universidad de Princeton, afirma que el calentamiento del océano es alarmante, calienta aún más el clima y causa el aumento del nivel del mar. Esto fue ampliamente reportado como evidencia adicional del inminente día del juicio final. Estoy seguro de que Greta se asustó al punto de perder la razón.

Sin embargo, a diferencia de los medios de comunicación convencionales, cuyos “corresponsales científicos” nunca parecen verificar nada relacionado con el alarmismo climático, el científico interesado Nic Lewis decidió revisar el documento de Princeton y descubrió que se habían equivocado en las matemáticas básicas. El aumento medio de la temperatura parecía ser menor que los aumentos anteriores, no mayor. Lo que sugiere una reducción de la absorción de energía en el sistema. Mientras que los medios convencionales esparcían prominentemente las terribles profecías por todas partes, los pocos que se molestaron en publicar retractaciones las relegaron a la oscuridad de las páginas traseras. De esta manera, Greta, y miles de otros niños en edad escolar, permanecieron mal informados y temerosos.

Si el proceso de llegar a los diversos informes de evaluación, y el alarmismo que le sigue, carece de credibilidad científica, el Resumen para los Responsables de las Políticas (SPM) carece por completo de cualquier base científica. Es decidido por un comité de políticos llamado “panel plenario”. Supuestamente basados en pruebas, que a su vez están irracionalmente restringidas, los representantes políticos de los gobiernos del mundo deciden la redacción del informe.

En otras palabras, el IPCC es un grupo de cabildeo político diseñado para promover un concepto, el calentamiento global antropogénico, excluyente de todos los demás. Un enfoque que es la antítesis del método científico.

Greta, y los cientos de miles de niños que protestaban inspirados por su equipo de relaciones públicas, no tenían ni idea de que estaban marchando para promover una agenda económica, diseñada por corporaciones multinacionales. Esta agenda se basa en pruebas científicas espurias, es defendida por títeres políticos obedientes y tiene como objetivo aumentar los impuestos y consolidar el control de los recursos.

En efecto, muy lejos de “salvar el planeta”.

¿Quién financió la protesta de los niños y por qué?

Greenpeace es el grupo de presión ambientalista más rico del mundo. Entre sus principales donantes se encuentra la Fundación Tides. Fundada en 1976 por Drummond Pike, hijo de un rico banquero de inversiones, que podía permitirse dedicar su vida al activismo, la Fundación Tides y Pike tienen antecedentes un tanto turbios. En 2008 se reveló que Pike devolvió casi un millón de dólares que Dale Rathke, miembro de la junta directiva de la Fundación Tides, supuestamente había malversado de la Asociación de Organizaciones Comunitarias para la Reforma Ahora (Association of Community Organizations for Reform Now, ACORN.) El motivo por el que lo hizo sigue siendo desconocido.

Debido a sus exenciones fiscales, la Fundación Tides puede retener información sobre el destino del dinero de sus donantes pero, dado que Greenpeace los incluye en su lista de contribuyentes principales, la evidencia sugiere que varios de esos donantes contribuyen a Greenpeace y, posteriormente, a Viernes para el Futuro y a Strike4Climate (Huelga por el Clima). Sigamos el dinero y descubriremos quién estuvo detrás de la protesta de los niños.

La Open Society Foundation (OSF, Fundación de la Sociedad Abierta) es el fondo de paraísos fiscales del multimillonario globalista y capitalista de riesgo George Soros. Es uno de los principales donantes de Tides. La mayor parte de la financiación de Greenpeace proviene de donantes privados no identificados. Sin embargo, Greenpeace desempeñó un papel decisivo en la coordinación de la “Marcha Popular por el Clima” de 2017, en la que Soros fue uno de los principales contribuyentes. Soros es un importante “donador individual” para una variedad de causas ambientalistas. También invierte mucho en la industria de los combustibles fósiles, es un estafador convicto y un miembro destacado del “grupo de reflexión” eugenista del Club de Roma.

Otro contribuyente de Tides es la Fundación Ford. Fue establecida como una condonación de impuestos por el conocido simpatizante del fascismo y eugenista Henry Ford en 1936. Ha colaborado ampliamente en iniciativas de control de la población con la Fundación Rockefeller. Comenzaron su participación en el Movimiento Ambientalista en la década de 1960.

Del mismo modo, la Fundación Rockefeller (RF) contribuye a la Fundación Tides. RF invierte mucho en “energía renovable” y “educación” y es uno de los vehículos de evasión fiscal utilizados por los banqueros globalistas, la familia Rockefeller. Fueron los Rockefeller quienes formaron el Club de Roma y han defendido durante mucho tiempo el “control de la población“.

“El impacto negativo del crecimiento de la población en los ecosistemas planetarios se está volviendo espantosamente evidente”.- David Rockefeller

De hecho, al igual que la hipótesis actual del calentamiento global antropogénico, la eugenesia (supremacía racial) y el control de la población (lo que significa despoblación) fueron ampliamente aceptados como “ciencia establecida” durante gran parte de los siglos XIX y XX. El vínculo entre los eugenistas y el grupo de presión ambiental fue firmemente establecido por Maurice Strong en su discurso de apertura en la Cumbre de la Tierra de Río de 1992. Al hablar sobre el crecimiento de la población mundial, dijo:

“Lo más importante para los asuntos que vamos a tener que tratar son: […] el explosivo incremento en la población, en gran parte en los países en vías de desarrollo… este crecimiento no puede continuar. La población debe ser estabilizada…”

 

Comentario: La oscura historia detrás del “calentamiento global creado por el hombre”, quiénes lo crearon y por qué

Strong estaba indicando claramente su creencia, compartida por muchos de los filántropos multimillonarios que financian el alarmismo del cambio climático, de que la población humana del mundo necesita ser sacrificada. Sin embargo, las ideas de Strong se formaron antes, cuando también era miembro destacado del “Club de Roma” (CDR), financiado por Rockefeller.

En 1972, los “principales científicos climáticos del mundo” advirtieron al mundo sobre la llegada de la Edad de Hielo. Sin embargo, Strong y sus colegas del CDR, como Henry Kissinger y David Rockefeller, ya estaban planificando el calentamiento global. En su informe titulado “La primera revolución del mundo”, el CDR escribió:

“En la búsqueda de un enemigo común contra el que podamos unirnos, se nos ocurrió la idea de que la contaminación, la amenaza del calentamiento global, la escasez de agua, la hambruna y otros problemas similares se ajustarían al objetivo…” Todos estos peligros son causados por la intervención humana… El verdadero enemigo, entonces, es la humanidad misma”.

Esencialmente los globalistas como Strong, David Rockefeller y últimamente George Soros, están buscando establecer el Nuevo Orden Mundial (NOM); algo de lo que han hablado largamente en numerosas entrevistas. Para ellos, el NOM es un sistema único y global de control financiero que gestiona todos los recursos de la Tierra bajo su liderazgo no electo. Durante mucho tiempo han utilizado la hipótesis infundada del calentamiento global antropogénico para avanzar en su agenda globalista y eugenésica. Por eso crearon el PNUMA, la CMNUCC y el IPCC.

El Acuerdo de París, establecido por el NDC, debe ser implementado a nivel local a través de la Agenda 2030, utilizando los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas (SDG). Estos tienen por objetivo colocar el control de comida, agua, aire, tierra, energía, gobierno, economía, género y salud en manos del cártel internacional de bancos. Dondequiera que usted viva en la Tierra, simplemente busque en Google (o mejor, en Startpage) “Tu ciudad natal” + “sostenibilidad” y encontrará rápidamente el impacto de la Agenda 2030 en su comunidad local.

La cooptación de los niños para promover su agenda política totalitaria no es nada nuevo. Hitler, otro eugenista, tenía su Hitlerjugend y Stalin su Komsomol. El objetivo es siempre el mismo. Lavar el cerebro a los jóvenes con su ideología para eliminar todo disentimiento contra su gobierno absoluto dentro de una generación. Los métodos tampoco cambian nunca. Proporcione a los niños sólo la información cuidadosamente seleccionada que apoye su agenda y dígales que cualquiera que se oponga a su visión egoísta del mundo es peligroso, estúpido o ambos. A medida que los niños maduran, su radicalización puede ser empleada para hacer cumplir su agenda política; por la fuerza si es necesario. Para cuando se conviertan en adultos, a través del estricto control de la educación y de los medios de comunicación, la mayoría no tendrá idea de qué otras opiniones, o pruebas en contra, existieron alguna vez.

Lamentablemente, mientras que Greta y su ejército global de niños manifestantes han actuado sólo con las mejores intenciones, han sido explotados despiadadamente para promover las ambiciones globalistas de las corporaciones multinacionales. No es culpa de ellos.

No se puede decir lo mismo de los adultos que aceptan ciegamente todo lo que se les dice, sin ningún pensamiento crítico, propulsando a los niños, y al resto de nosotros, a una rejilla de control distópica.

Ian es un autor, bloguero, investigador y director de cortometrajes que despotrica en In This Together. Puedes seguir su ingenio en Twitter, y sus divagaciones están también disponibles en Steemit & MINDS. Incluso puedes ver sus entregas en YouTube, DTube y también en BitChute.

Comentario: James Corbett también hace un excelente trabajo de deconstrucción de estos últimos acontecimientos (video en inglés):

La locura se ha esparcido por todas partes.

Los niños iban a iniciar una de estas “protestas contra la naturaleza” (que es lo que realmente son) en Christchurch cuando ocurrieron los ataques terroristas.

En Francia, las “protestas” de los niños han recibido mucha más cobertura en los medios que las protestas de los Chalecos Amarillos, y hay actualizaciones diarias incluso en los perdiódicos regionales y locales acerca de cómo uno o dos adolescentes se saltaron el día de escuela para “protestar para salvar el planeta”…

 

Comentarios cerrados