Buscamos personas que hayan vivido la guerra civil, el franquismo o las luchas obreras de los años 70 y 80.
Si conoces a alguna que quiera dar a conocer su historia, sus vivencias, ponte en contacto con nosotros: cgtbilbao@cgt-lkn.org


----------------------------------------------------------------------------

BIBLIOTECA: listado de libros en papel que puedes leer gratis.
Si quieres participar en la biblioteca, o donar libros etc, ponte en contacto con nosotros: cgtbilbao@cgt-lkn.org


----------------------------------------------------------------------------
Web de IROLA IRRATIA 107.5 fm, okupando las ondas desde 1987.


----------------------------------------------------------------------------


Podcast LINTERNA DE DIÓGENES es un programa dedicado a la Historia Social, la Historia de las clases populares, en definitiva, la historia desde abajo.


---------------------------------------------------------------------------- Libre Pensamiento, revista que se intenta del pensamiento libre; que trata de temas sociales en la consideración de que todos lo son o de que nada nos es ajeno.

Nota sobre derechos de autor:

En este blog se recogen artículos y monografías históricas de diversos autores, publicadas en otros medios; la autoría de todos ellos y la fuente es citada en cada artículo. Las fotografías que le acompañan son tomadas habitualmente del buscador de google, desconociendo si en algún caso pueden tener derechos de autor, si así fuera, pueden comunicarlo a cgtbilbao@cgt-lkn.org y serán retiradas de inmediato.

 

Esta web utiliza cookies para optimizar la navegación.
Al continuar navegando está aceptando su uso y nuestra política de cookies y ver la forma de desactivarlas. Internet Explorer, FireFox, Chrome, Safari

CRÍTICA LIBERTARIA DE LOS NUEVOS MOVIMIENTOS CLIMÁTICOS


CRÍTICA LIBERTARIA DE LOS NUEVOS MOVIMIENTOS CLIMÁTICOS

Carlos Taibo (Charla en la Fundación Anselmo Lorenzo del 19-10-2019)

En los últimos meses han aparecido nuevos movimientos sociales referentes al clima. Voy a hacer un balance por fuerza provisional de esas nuevas iniciativas. La tarea no es sencilla. En primer lugar, por que voy a hablar de movimientos distintos que expresan perfiles muy diferentes (Extintion Rebelion, Green New Deal y Friday for Future). La segunda razón es que estas iniciativas exhiben perfiles a menudo diferentes según los escenarios geográficos. De manera que la condición Extintion Rebelion en Alemania no es la misma que la que manifiesta en Reino Unido. En tercer lugar, no son movimientos transparentes en su expresión. No está claro lo que piensan sobre esto o lo otro, algo que puede suscitar interpretaciones muy diferentes. Y buena parte de nuestras interpretaciones dependen del bagaje de nuestra cabeza, de nuestros preconceptos, de forma que su visión está marcada no por lo que son sino por lo que somos nosotros.

No voy a prestar mucha atención al New Green Deal porque da la impresión de que es la enésima versión de lo que hemos palpado en muchas ocasiones, del keynesianismo verde. Probablemente aupada por un momento en el que la discusión es más feraz y cruda. Se presentan como crudamente realistas mientras dicen que los demás somos alarmistas. Esto me recuerda una frase de Bernanos, el novelista católico francés, que dice: “El realismo es la buena conciencia de los hijos de puta”. Invoca una realidad como si fuera dada por la naturaleza cuando la han creado ellos en su exclusivo interés ruin y mezquino. Entre nosotros el patrocinio del New Green Deal corresponde al partido de Iñigo Errejón de mano de dos exlibertarios.

Extintion REbelion Y Friday for Future han tenido una virtud innegable; han conseguido sacar a la calle a muchos jóvenes y adolescentes y hacerlo en virtud de una discusión muy interesante. Es verdad que Extintion Rebelion tenía el objetivo de sacar a  la calle al 3,5% de la población y no lo han conseguido, pero queda mucho recorrido temporal. Esa movilización plantea discusiones interesantes como las suscitadas al calor del movimiento de los “chalecos amarillos” de Francia. Esta gente sólo quiere  resolver sus problemas: conseguir que el precio de la gasolina no suba. Y otras percepciones identificaban formas colectivas y solidarias de apoyo mutuo. En el caso de los jóvenes reivindican algo lejano y etéreo y no sus problemas. Algunas de las críticas de Greta Thunberg, la adolescente sueca, me producen cierto estupor. Un estalinista cargaba contra ella aún cuando nunca se había preocupado de la cuestión ecológica. Por no citar al presidente ruso Putin que amonestaba a la adolescente sueca porque al parecer no le preocupaban los problemas del desarrollo de los países del Sur. Será porque a Putin le preocupan mucho.

Hay seis problemas que rodean, a mi entender, estas iniciativas:

  • Todas ellas, de manera muy clara, interpelan a los gobernantes, para que introduzcan políticas nuevas o que cancelen las viejas. Con este esquema mental en la cabeza es difícil crear propuestas nuevas que se muevan en el horizonte de la autogestión desde abajo. En realidad, algunos de los textos de estos movimientos se caracterizan por una idolatría tal de la institución del estado que es inédita en las últimas tres décadas.
  • Emplean un concepto nebuloso de la “acción directa”. También hay que advertir que lo es en nuestro mundo libertario. Cuando hablan de acción directa no se si hablan de impedir el tráfico en el aeropuerto de Headthrow o la ocupación de puentes en Londres o Madrid, o en esas declaraciones de emergencia climática que han apoyado numerosos ayuntamientos o comunidades autónomas entre nosotros. Pero lo simbólico nos aleja de la acción directa y es ingenuo.
  • Estos movimientos identifican los síntomas que vivimos pero no sus causas. Como causas identifico el Capitalismo. Greta Thumberg no menciona al Capitalismo. Extintion Rebelion si menciona el Capitalismo y no son propicios a concluir que las consecuencias son brutales.
  • Las tomas de posición obedecen a un totum revolutum bisoño o en busca de alianzas. Reivindican lo mismo el New Green Deal que el Confederalismo Democrático de Rojava.
  • La composición social de estos movimientos en Reino Unido es de jóvenes en la base, blancos, de clase media o media desclasada. No se han aliado con radicales locales o de países del Sur. La adhesión a ellos era una oferta cerrada sin discusión ni asambleas formando un ejército de carne de cañón. La represión de sus actividades se ha encontrado con el desamparo por la organización de sus detenidos.
  • El origen y la financiación de estos movimientos no está claro. Puede que estén originados por financieros verdes.

Conclusiones:

  • Si hay alguna posibilidad de superación del escenario actual requiere una contestación del Capitalismo y el despliegue de fórmulas autogestionarias. Reclama el fin del crecimiento económico, el tecnooptimismo y el ecofascismo. Estos movimientos no hacen eso.
  • Me importa saber desde donde hablamos. En el mundo libertario hay gente que cree en las organizaciones anarquistas y esto crea distancia de los nuevos movimientos. Pero hay que atraer a gente de base.

 

Comentarios cerrados