Buscamos personas que hayan vivido la guerra civil, el franquismo o las luchas obreras de los años 70 y 80.
Si conoces a alguna que quiera dar a conocer su historia, sus vivencias, ponte en contacto con nosotros: cgtbilbao@cgt-lkn.org


----------------------------------------------------------------------------

BIBLIOTECA: listado de libros en papel que puedes leer gratis.
Si quieres participar en la biblioteca, o donar libros etc, ponte en contacto con nosotros: cgtbilbao@cgt-lkn.org


----------------------------------------------------------------------------
Web de IROLA IRRATIA 107.5 fm, okupando las ondas desde 1987.


----------------------------------------------------------------------------


Podcast LINTERNA DE DIÓGENES es un programa dedicado a la Historia Social, la Historia de las clases populares, en definitiva, la historia desde abajo.


---------------------------------------------------------------------------- Libre Pensamiento, revista que se intenta del pensamiento libre; que trata de temas sociales en la consideración de que todos lo son o de que nada nos es ajeno.

Nota sobre derechos de autor:

En este blog se recogen artículos y monografías históricas de diversos autores, publicadas en otros medios; la autoría de todos ellos y la fuente es citada en cada artículo. Las fotografías que le acompañan son tomadas habitualmente del buscador de google, desconociendo si en algún caso pueden tener derechos de autor, si así fuera, pueden comunicarlo a cgtbilbao@cgt-lkn.org y serán retiradas de inmediato.

 

Esta web utiliza cookies para optimizar la navegación.
Al continuar navegando está aceptando su uso y nuestra política de cookies y ver la forma de desactivarlas. Internet Explorer, FireFox, Chrome, Safari

SUS VIRUS, NUESTROS MUERTOS

Sus virus, nuestros muertos

Enviado por anonerror (no verificado) en Sáb, 04/04/2020 – 13:22
Visto la traducción a los compas de Contratodanocividad. Revisada por NoticiasALB
Sus virus, nuestros muertos (en el link, enlace al documento en francés en .pdf)
PMO. Pièces et Main d’Oeuvre, Genoble.
«La esperanza, contrario a la creencia popular,

equivale a la resignación.

Y vivir no es resignarse.»

Albert Camus, “Boda”

Las ideas, decimos por siglos, son epidémicas. Viajan de cabeza a cabeza más rápido que la electricidad. Una idea que se apodera de las cabezas se convierte en una fuerza material, como el agua que activa la rueda del molino. Es urgente para nosotros, chimpancés del futuro*, ecologistas, es decir, anti industriales y enemigos del mundo-máquina, fortalecer la carga viral de algunas ideas puestas en circulación en las últimas dos décadas.
1. Las «enfermedades emergentes» son las enfermedades de la sociedad industrial y su guerra contra los vivos.
La sociedad industrial, al destruir nuestras condiciones de vida naturales, ha producido lo que los médicos llaman acertadamente «enfermedades de la civilización»: Cáncer, obesidad, diabetes, principalmente enfermedades cardiovasculares y neurodegenerativas. Los seres humanos de la era industrial mueren por el estilo de vida sedentario, la comida basura y la contaminación, cuando sus ancestros campesinos y artesanos sucumbieron a las enfermedades infecciosas.

Además de la población de mayor edad, el virus mata principalmente a las víctimas de «enfermedades de la civilización». La industria no solo produce nuevas plagas, sino que debilita nuestra resistencia a las antiguas. (1)
«Los pacientes con enfermedades cardíacas y pulmonares crónicas causadas o empeoradas por la exposición a largo plazo a la contaminación del aire tienen menos capacidad para combatir las infecciones pulmonares y tienen más probabilidades de morir», advierte Sara De Matteis, profesora de medicina laboral y ambiental en la Universidad de Cagliari en Italia. Es principalmente en las grandes ciudades donde los residentes están más expuestos a este riesgo (2).
Aún más efectivo: la Sociedad Italiana de Medicina Ambiental ha descubierto un vínculo entre los niveles de contaminación con Covid-19 y los de partículas finas en el aire de las regiones más afectadas de Italia. Ya se planteaba esto durante la gripe aviar. Según Gianluigi de Gennaro, de la Universidad de Bolonia:
“El polvo lleva el virus. [Las partículas] actúan como portadores. Cuantos más haya, más autopistas se crearán para el contagio (3).»
En cuanto al virus en sí, participa en estas «enfermedades emergentes» producidas por los estragos de la explotación industrial del mundo y por la sobrepoblación. Los seres humanos han arrasado toda la tierra, es natural que el 75% de sus nuevas enfermedades sean zoonóticas, es decir, transmitidas por animales, y que el número de estas zoonosis se haya cuadruplicado en 50 años (4). El ébola, el SARS, la gripe H5N1, el VIH, Covid-19 y muchos otros virus animales que se han vuelto letalmente humanos por el saqueo de los entornos naturales, la globalización del comercio, las concentraciones urbanas, el colapso de la biodiversidad…
La sedentarización de parte de la especie humana y la domesticación de animales habían permitido la transmisión de agentes infecciosos de animales a humanos. Esta transmisión se ha ampliado con la agricultura industrial, la caza furtiva, el tráfico de animales salvajes y la creación de parques naturales.
La deforestación, las grandes obras, los productos químicos, el turismo de masas, la urbanización destruyen el hábitat de la fauna salvaje y la reducen mecánicamente a áreas de hábitat humano. No son el lobo y el murciélago los que invaden las ciudades, sino las ciudades las que invaden al lobo y al murciélago.
La sociedad industrial nos está abarrotando en áreas metropolitanas donde los flujos y las existencias de habitantes están regulados por maquinaria cibernética. La metrópoli, una organización racional del espacio social, debe convertirse, según los planes de los tecnócratas, en el hábitat del 70% de los humanos para 2050. Ciudades máquina diseñadas para humanos máquina. (5)
Amontonados en toda la tierra, pisoteamos los territorios de grandes simios, murciélagos, gansos salvajes, pangolines. Promiscuidad ideal para contagios. Sin olvidar el caos climático. Si temes a los virus, espera hasta que se funda el permafrost.
¿Tenemos que recordarlo? El animal humano y político depende para su supervivencia de su biotopo natural y cultural (excepto aquellos que creen que «la naturaleza no existe» y que piensan en construcciones puras, seguramente inmunes a las enfermedades zoonóticas). La sociedad industrial prospera con una superstición: se podría destruir el biotopo sin afectar a los humanos. Doscientos años de guerra a lo vivo (6) han esterilizado el suelo, vaciado bosques, sabanas y océanos, infectado el aire y el agua, artificializado los alimentos y el medio ambiente , desvitalizado a los seres humanos. El virus no es la causa, sino la consecuencia de la enfermedad industrial.
Más vale prevenir que curar. Si queremos evitar peores pandemias, tenemos que salir de la sociedad industrial. Devolver su espacio a la vida salvaje, lo que queda de ella, detener el envenenamiento de la naturaleza y convertirse en chimpancés del futuro: aquellos humanos que se oponen a las tecnociencias.
2. La tecnología es la continuación de la guerra, de la política, por otros medios. La sociedad de restricción, estamos entrando en ella.
No nos podemos sorprender de lo que está pasando. Lo predijimos, nosotros y algunos otros, los catastrofistas, las aves siniestras, las Cassandras, los profetas de la fatalidad, en 2009, en un libro titulado En busca del nuevo enemigo. 2001-2025 : Conceptos básicos de la historia contemporánea”:
«De la palabra “crisis” fluyen etimológicamente la pantalla, el crimen, el excremento, la discriminación, la crítica y, por supuesto, la hipocresía, esta facultad de interpretación. La crisis es este momento cuando, bajo el golpe de la catástrofe, literalmente de la reversión (epidemia, hambruna, terremoto, mal tiempo, invasión, accidente, discordia), la sociedad al revés vuelve al caos, a la indiferenciación, a la descomposición, a la violencia de todos contra todos (René Girard, La Violence et le Sacré, The Scapegoat,y toda la teoría mimética). El cuerpo social enfermo, al que es necesario purgar y sangrar, destruir los agentes mórbidos que lo infectan y dejarlo indefenso ante agresiones y calamidades. La crisis es este momento de inquisición, detección y diagnóstico, cuando todos buscan el signo equivocado en otros que denuncia al portador de la maldición contagiosa, temblando de que nadie lo descubra y tratando de hacer aliados, ser parte de la mayoría, ser como todos los demás. Todos quieren ser como todos. Ahora no es el momento de destacar o ser interesante.[…]
Y entre las más anunciadas en los próximos años, la pandemia, que moviliza a la burocracia sanitaria mundial, así como al ejército y las autoridades de las megaciudades. Nodos de comunicación y centros de incubación, estos favorecen la propagación voluntaria o accidental de dengue, chikungunya, SARS o la última versión de la gripe, española, aviar, porcina, mexicana, etc. […] Por supuesto, esta «crisis de salud» se deriva de una «crisis de civilización», como decimos «enfermedad de la civilización», inconcebible sin una cierta monstruosidad social y urbana, sin industria, especialmente la agroalimentación y el transporte aéreo. […]
Vemos la ventajas que el gobierno y sus agentes verdes derivan de su gestión de crisis, mucho más que de su solución. Estos, después de haber asegurado una gran cantidad de puestos y misiones de expertos a técnicos y gerentes de desastres, ahora justifican, en el caos anunciado del colapso ecológico, su control total y duradero sobre nuestras vidas. Como el estado y su policía son esenciales para la supervivencia en el mundo nuclear, el orden verde y sus tecnologías de control, vigilancia y control son necesarios para nuestra adaptación al mundo bajo una campana artificial. En cuanto a los terrícolas malos que, debido al fracaso o la malevolencia, ponen en peligro este nuevo avance del Progreso, constituyen la nueva amenaza para la seguridad global.»
El orden sanitario ofrece un ensayo general, un prototipo del orden verde. Se declara la guerra, anuncia el presidente Macron. La guerra, y más aún la guerra total, teorizada en 1935 por Ludendorff, requiere una movilización total de los recursos bajo una dirección centralizada. Es una oportunidad para acelerar los procesos de racionalización y gestión de los dominados, en nombre de la primacía de la eficiencia. Nada es más racional o más dedicado a la eficiencia que la tecnología. La contención debe ser hermética y tenemos los medios para hacerla cumplir.
Drones de vigilancia en China y en la campiña de Picardía; geolocalización y control por vídeo de personas contaminadas en Singapur; análisis de datos digitales y dispositivos de inteligencia artificial para rastrear los contactos, movimientos y actividades de los sospechosos en Israel (7). Un equipo del Big Data Institute de la Universidad de Oxford está desarrollando una aplicación para teléfonos inteligentes que geolocaliza permanentemente a su propietario y le advierte en caso de contacto con un portador del virus. Dependiendo de su proximidad, la aplicación ordena la contención total o una simple distancia de seguridad, y da instrucciones a las autoridades para desinfectar los lugares frecuentados por la persona contaminada (8).
«Los datos personales, en particular los datos de los operadores telefónicos, también se utilizan para garantizar el cumplimiento de las medidas de cuarentena, como en Corea del Sur o Taiwán. Este es también el caso en Italia, donde las autoridades reciben datos de operadores telefónicos, explicaron dos funcionarios de salud de la región de Lombardía en los últimos días. El gobierno británico también ha obtenido este tipo de información de uno de los principales operadores telefónicos del país (9).»
En Francia, Jean-François Delfraissy, presidente del Comité Nacional de Ética Consultiva y del «consejo científico» a cargo de la crisis del coronavirus, evoca la posibilidad de rastreo electrónico durante una entrevista de radio. «La guerra es, por lo tanto, un acto de violencia destinado a obligar al adversario a ejecutar nuestra voluntad».  Incluso aquellos que no han leído a Clausewitz ahora saben que la tecnología es la continuación de la guerra por otros medios. La pandemia es el laboratorio del tecno-totalitarismo, que los oportunistas tecnocrátas han entendido. No nos resistimos durante un accidente nuclear o una epidemia. La tecnocracia nos envenena y luego nos obliga, protegiéndonos de sus propios delitos. Lo hemos estado diciendo durante quince años: «La sociedad de control, la hemos superado; ha llegado la sociedad de la vigilancia, de la restricción, estamos entrando en ella.»
Quienes no renuncien al esfuerzo por ser libres reconocerán con nosotros que el progreso tecnológico es lo contrario y el enemigo del progreso social y humano.
3.Expertos al frente del estado de emergencia: el poder de los incendiarios.
Habiéndonos llevado al desastre, los expertos tecnocráticos afirman salvarnos de él, en nombre de su experiencia tecnocientífica. Solo hay una mejor solución técnica, que ahorra debates políticos inútiles. «¡Escuchad a los científicos!» chilla Greta Thunberg. Para esto es el estado de salud de emergencia y el gobierno por ordenanzas: obedecer las «recomendaciones» del «consejo científico» y de su presidente Jean-François Delfraissy. Este consejo, creado el 10 de marzo por Olivier Véran(10), a solicitud del presidente Macron, reúne a expertos en epidemiología, infectología, virología, reanimación, modelación matemática, sociología y antropología. Las llamadas «humanidades» son, como siempre, responsables de evaluar la aceptabilidad de las decisiones técnicas, en este caso la restricción en nombre del interés superior de la salud pública. Excelente elección la de Delfraissy, un hombre que vive con los tiempos, como descubrimos durante los debates sobre la ley de la bioética:
«Hay innovaciones tecnológicas que son tan importantes que nos imponen. […] Hay una ciencia que se está moviendo, que no pararemos (11).»
En los últimos cincuenta años, las innovaciones tecnocientíficas se nos han impuesto a una velocidad sin precedentes y con violencia. Inventario no exhaustivo: nuclearización del planeta; OGM y biología sintética; pesticidas, plásticos y derivados de la industria química; nanotecnología; reproducción artificial y manipulación genética; digitalización de la vida; robótica y neurotecnologías; inteligencia artificial ; geoingeniería… Estas innovaciones, esta «ciencia en movimiento», han trastornado el mundo y nuestras vidas para producir la catástrofe ecológica, social y humana en progreso y cuyo progreso promete ser deslumbrante. Continuarán sus fechorías gracias a los 5 mil millones de euros que el estado les acaba de asignar a favor de la pandemia, un esfuerzo sin precedentes desde 1945. No todos morirán por el virus. Algunos vivirán bien.
No sabemos cuánto de estos 5 mil millones irán, por ejemplo, a laboratorios de biología sintética, como el del Genopole de Evry. La biología sintética es una «innovación tan importante que se nos impone». Gracias a ella y su capacidad de crear organismos vivos artificialmente, los científicos han recreado el virus de la gripe española que mató a más gente que la 1º Guerra Mudial en 1918 (12).
Destrucción / reparación: en cada ocasión, ganan los bomberos pirómanos. Su voluntad de poder y su poder de actuar han devastado nuestra única Tierra lo suficiente. Queremos detener el fuego, quitar los fósforos de sus manos, dejar de depender de los expertos en el sistema tecnoindustrial, retomar el rumbo de nuestras vidas.
4.El encarcelamiento del hombre-máquina en el mundo de la máquina.
El contacto es contagio. La epidemia es la oportunidad perfecta para hacernos cambiar a la vida bajo control digital. No le faltaba mucho, los terrícolas ahora están todos injertados con prótesis electrónicas. En cuanto a aquellos que no tienen interiorizado el mundo digital, están reduciendo rápidamente su brecha digital en estos días, para sobrevivir en el mundo de las máquinas. “Las ventas de computadoras están aumentando con la situación de confinamiento. […] Todos los productos tienen demanda, desde equipos para videoconferencia hasta un ordenador de alta gama para teletrabajo, pasando por una tablet o PC a bajo costo para equipar a un niño. Las ventas de impresoras también están aumentando. Los franceses que tienen los medios financieros están reconstruyendo su entorno laboral en casa (13).»
Sería muy desagradecido criticar la digitalización de nuestras vidas, en estas horas en que la vida depende de la tecnología inalámbrica y sin contacto. Teletrabajo, teleconsultas médicas, pedidos de productos de supervivencia en Internet, escuela cibernética, consejos cibernéticos para la vida: «¿Cómo ocupar a sus hijos?», «¿Qué comer?», «Confinamiento tutorial con el astronauta Thomas Pesquet», «Organiza un Skype», «Diez series para cambiar tus ideas», «Gracias a WhatsApp, nunca me había sentido tan cerca de mis amigos», dice Valeria, de 29 años, gerente de proyectos de inteligencia artificial en París.
En la guerra contra el virus, la máquina gana. La Madre Máquina nos mantiene vivos y nos cuida. Qué impulso para el «planeta inteligente» y sus ciudades inteligentes (14). Cuando la epidemia pase, qué buenos hábitos se habrán tomado, costumbres que los Smartiennes [N. del Tr. portadores de smartphone] ya no olvidarán. Por lo tanto, después de los errores y el período de adaptación, la escuela virtual se habrá probado y quizá se quede entre nosotros. Lo mismo ocurre con la telemedicina, que reemplazará a los médicos en los desiertos médicos como lo hace en estos tiempos de saturación hospitalaria. El mundo de las máquinas está ejecutando sus procedimientos en un experimento a escala del laboratorio planetario.
Nada de qué preocuparse según la izquierda y sus altavoces. Los más extremos, como Attac , aún conspiran con el capitalismo, el neoliberalismo, el colapso de los servicios públicos y la falta de medios. Para ellos otra epidemia es posible, con máscaras y cuidadores bien pagados, y nada hubiera pasado si la industria automotriz, las fábricas de productos químicos y las multinacionales informáticas se hubieran gestionado colectivamente, de acuerdo con los principios de la planificación democrática asistida por computadora.
No necesitamos máscaras y cuidadores bien pagados. Sobre todo, tenemos que mirar al sistema industrial desbocado y luchar contra la ceguera cegadora de los industriales.
Nosotros, los antidesarrollistas, es decir, ecologistas consistentes, siempre hemos sido una minoría. Saludos a Giono, Mumford, Ellul y Charbonneau, Orwell y Arendt, Camus, Saint Exupéry, y a algunos otros que lo habían visto todo, lo dijeron todo. Y eso nos ayuda a pensar en lo que nos está sucediendo hoy.
Como tenemos tiempo y silencio, leemos y meditamos. En caso de que haya una salida de emergencia.

Grenoble, 22 de marzo de 2020
Nota de la traducción:
* Con esta expresión, los autores hacen referencia a una expresión que utilizó el gurú del transhumanismo Ray Kurzwei y creador de la Universidad de la Singularidad, en el cuál decía que aquellos que se opusiesen o quedasen detrás en el desarrollo tecnológico serían los “chimpancés del futuro”.
Notas
1. Recordatorio: la contaminación del aire mata a 48.000 franceses y a más de 100 solo en Grenoble cada año.
2. http://www.actu-environnement.com, 20/03/2020
3. Ídem.
4. Revistas de Naturaleza y ciencia, citadas por Wikipedia.
5. Ver Regreso a Grenopolis , PMO, marzo de 2020, http://www.piecesetmaindoeuvre.com
6. Ver J.P. Berlan, La guerre au vivant, Agone, 2001.
7. «Israel aprueba la vigilancia masiva para combatir el coronavirus», https://www.ynetnews.com, 17/03/2020.
8.https://www.bdi.ox.ac.uk/news/infectious-disease-experts-provide
9. Le Monde, 20/03/20.
10. El nuevo Ministro de Salud es un médico de Grenoble, diputado de LREM después de ser diputado por el socialista Geneviève Fioraso, ex Ministro de Investigación. Según Le Monde, «un ambicioso desconocido» que «sabe ubicarse» (lemonde.fr, 23/03/2020).
11. Jean-François Delfraissy, entrevista con Valores actuales, 3/3/2018.
12. Virus recreado en 2005 por el equipo del profesor Jeffrey Taubenberger del Instituto de Patología del Ejército de los Estados Unidos, así como por investigadores de la Universidad Stony Brook en Nueva York.
13. http://www.lefigaro.fr, 19/03/2020.
14. Ver «Ciudad de máquinas, sociedad de restricción», PMO, en Kairos, marzo de 2020 y en http://www.piecesetmaindoeuvre.com

Share

Comentarios cerrados