Contra los dominadores de este mundo tenebroso. Los cristianismos anarquistas. Doctrina e historia.

Alfredo Velasco hubiera tratado este tema, materia de su próximo libro, pero no pudo acudir al II Encuentro RI. Publicamos el texto que nos hace llegar. En la página de webs y blogs aparecen, entre otros, los dos en los que escribe: “Enlaces amigos“.

Los anarquistas ateos dicen que la Iglesia es inconciliable con el Anarquismo al ejercer un poder que suprime la disidencia y la lucha de clases. Pero, la corriente general bíblica lleva al anarquismo y los pasajes autoritarios son excepciones.

La primera y tradicional organización social indígena de los israelitas es la confederación tribal (“Las 12 tribus de Israel”) contrarias a economías políticas centralizadas y a las cosmogonías imperialistas de las ciudades-estado que los oprimían. Igualmente, el Cristianismo es anti-Roma y anti-nacionalista hebreo.

Por ejemplo, la leyenda del Génesis de la “Torre de Babel” dice que el conformismo social con el Imperio centrípeto era derribado por la dispersión humana centrífuga del Creador hacia la ecología de la diversidad mas sostenible socialmente.

Israel supuso la retribalización de las tierras altas de la Tardía Edad del Bronce cananea contraria al Estado-Templo de la monarquía de David.

Con la realeza se ve que los historiadores y profetas recelan de la autoridad. Libro Samuel 8 donde se instituye la monarquía dice: “Ved cómo os tratará el rey que reinará sobre vosotros: tomará a vuestros hijos y los pondrá sobre sus carros y entre sus aurigas y los hará correr dentro de su carro. De ellos hará jefes de mil, de ciento y de cincuenta; les hará labrar sus campos, recolectar sus mieses, fabricar sus armas de guerra y el atalaje de sus carros.

Tomará a vuestras hijas para perfumeras, cocineras y panaderas. Tomará vuestros mejores campos, viñas y olivares, y se los dará a sus servidores. Diezmará vuestras cosechas y vuestros vinos para sus eunucos y servidores. Tomará vuestros siervos y vuestras siervas, vuestros mejores bueyes y asnos para emplearlos en sus obras. Diezmará vuestros rebaños y vosotros mismos seréis esclavos suyos. Y aquél día clamaréis a causa del rey que vosotros elegisteis, pero entonces Yavé no os responderá”.

El antiguo Testamento demuestra una tradición historiográfica crítica con el poder centralizado, antimonárquica y antiestatal.

El conformismo de Israel con el imperialismo supuso la guerra civil, las alianzas políticas externas desastrosas, la conquista y el exilio.

Tras la liberación de Egipto, Moisés supuso una teocracia.

La conquista de Canaán tuvo por poco tiempo al líder militar Josué.

La sociedad era de clases y por tribus, con líderes que mandaban poco y, las decisiones importantes, se tomaban por la asamblea general tras sacrificios rituales y oraciones que buscaban la inspiración divina. Dios declaró: la aristocracia era mentira y su señorío la burla de Israel. No era teocracia: Dios no tenía representantes en la tierra con lo que la asamblea tribal tomaba las decisiones. La excepción es con las crisis en que había jueces (Débora, Sansón…) no permanentes. Solo Dios era la autoridad suprema. Libro de los Jueces: “No había entonces rey en Israel y hacía cada uno lo que bien le parecía”.

El rey David, según la Biblia, lo hizo bien porque Dios actuó a través de el. Su gloria deriva de la benevolencia divina.

A Salomón se le subió a la cabeza su poder.

La Biblia es inflexible con el Estado (ejército, tesoro, administración, centralización, etc).

Los reyes buenos fueron derrotados por los enemigos de Israel, justos, no abusaban de su poder y adoraban a Dios. Los reyes malos vencieron y expandieron fronteras, promovían la idolatría, negaban a Dios, injustos y crueles.

Los textos antimonárquicos eran la revelación de Dios, la palabra de Dios que se leía en las sinagogas.

Cada rey tenía un opositor profeta (que era un contrapoder divino).

Antes de Cristo el pueblo judío estaba bajo dominación y reaccionaron con las antiautoritarias bandas guerrilleras o comunidades religiosas fervorosas.

Magnificat (oración de la Virgen María al comienzo del Evangelio de Lucas): “Desplegó el poder de su brazo y dispersó a los que se engríen con los pensamientos de su corazón. Derribó a los potentados de sus tronos y ensalzó a los humildes. A los hambrientos los llenó de bienes, y a los ricos los despidió vacíos”. Prefigura un Mesías agente del cambio social radical contra todo poder (estado judío, roma, etc).

Matanza de inocentes de Herodes implica que Cristo amenaza el poder instituído.

Juan el Bautista es ajusticiado por revolucionario social. Predicaba el reconocimiento de los propios pecados y sus idolatrías (dinero, estado, violencia, apatía hacia los pobres…).

Las “tentaciones del desierto” nos muestran una autoridad mesiánica “pequeña”:

1-Convertir las piedras en pan (económica).

2-Gobierno del mundo (locura del poder y nacionalismo) (política) Coacción. Satán es el príncipe de todos los reinos de este mundo. El poder es satánico. Ejercer el poder, es servir a Satán.”Diabolos” es etimológicamente el “divisor” (no una persona). El estado y la política son las razones primarias de la división. No dominar desde arriba sino servir a los de abajo. Cristo rechaza el autoritario papel de líder político (el mesías convencional) y la fama y gloria del imperio universal por el dolor y la vergüenza de la cruz. Cristo es apolítico. No existe gobierno humano elegido y publicitado por Dios lo que implica la anarquía.

3-Saltar del tejado del templo: Cristo no reclama la autoridad divina taumatúrgica (librarse de la muerte).

Isaías 61: “El me ha ungido para predicar buenas noticias a los pobres; el me ha enviado para proclamar la liberación de los cautivos; Y recuperar la vista a los ciegos; poner en libertad a los oprimidos, y proclamar el aceptable año del señor”. (Año jubilar o año sabático que supone el perdón de las deudas).

“Sermón de la Montaña” (enseñanza o manifiesto de Cristo): No resistáis al mal: “Habéis oído que se dijo: Ojo por ojo y diente por diente. Pero yo os digo: No resistáis al mal, y si alguno te abofetea en la mejilla derecha, dale también la otra; y al que quiera litigar contigo para quitarte la túnica, déjale también el manto, y si alguno te requisara para una milla, vete con el dos. Da a quien te pida y no vuelvas la espalda a quien desea de ti algo prestado”.

A) Ofrecer la mejilla es ser humillado. Cristo pide sorprender al opresor no restañando la propia dignidad como el espera. Así se interrumpe el círculo vicioso de la violencia. Confunde al agresor que no controla la agresión y está desarmado. Se le roba el poder de humillar. Se fuerza al atacante a considerar a la víctima como un ser humano igual. Se desempodera al atacante (Intimidación física o violencia).

B) Dar la ropa desnudando al despojado. La desnudez es una protesta contra el sistema de despojo legal y social. Muestra el mal de despojar y permite arrepentirse al despojador. Empodera al oprimido (Ley o sistema legal).

C) Hacer mas de lo debido. Priva al poder de la predicibilidad de la respuesta. Subvierte a la autoridad pues el obligado determina por si mismo la obligación. Empodera a la víctima criticando la expectativa social por una respuesta contra-intuitiva. (Coacción militar).

El mal no se combate con el mal sino con otras estrategias. Hay que romper el círculo vicioso de la violencia (Ley talión). No tomarse la venganza o compensación a través de la legalidad o la coerción para limitar las represalias en un mundo atrapado en implacables círculos viciosos de venganza. El perdón logra el círculo virtuoso de la paz (amor).

La historia humana es del mal contra la injusticia y falla al multiplicar el mal. Satán no puede ser exorcizado por Satán, la falsedad no puede ser aclarada por la falsedad, y el mal no puede ser vencido por el mal. El medio violento no se adapta al fin bueno. Los métodos malignos no enseñan virtudes morales: la coacción física no se adapta a la regeneración moral. Es en la elección de los medios donde se produce el error fatal. La alternativa no es indolora, pues requiere el perdón y soportar la injusticia. Renunciar a lo correcto para restituir o represaliar en orden a restaurar una relación. Solo la actitud de amor, no-violencia y perdón hace la curación posible. Permite al injusto reconsiderar la situación y hacerse justo pues los dos deben ganar. La resistencia divide y destruye la humanidad y la no-resistencia la preserva. La no-resistencia es natural en el largo plazo.

Los medios llevan a los fines: el mal al mal, la resistencia a la resistencia, la paz, el amor y el perdón a la paz.

La no-resistencia no es cobarde pues puede llevar a la muerte. Gandhi: “el valor consiste en morir, no en matar”.

“La enseñanza del mundo es que el hombre debería hacer el mal el uno al otro, pero la enseñanza de Cristo es que ellos deberían amarse los unos a los otros”.

El monopolio de la violencia del estado está prohibido por Cristo. Todo gobierno niega el Sermón de la Montaña por devolver mal por mal en la legislación, tribunales, prisiones y en la guerra. Lo que lleva al anarquismo y la base del orden social en el consenso real, el amor y la ayuda mutua.

Share

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.